Polonia

Mapa Union Europea

Tradición Cervecera de Polonia

¿Conocen la historia del oso soldado Wojtek? Seguro que a muchas personas de origen polaco les suena, pues es una de esas anécdotas que le arrancan a uno una sonrisa. Y como tal, merece la pena relatarla aquí, ya que guarda relación con el tema que nos ocupa: la cerveza.

Tras la ocupación de Polonia por tropas soviéticas en 1939, miles de soldados del país fueron enviados a campos de prisioneros en el interior de la Unión Soviética. Pero con la ruptura del Pacto de No Agresión por parte alemana en 1941, estos prisioneros fueron liberados. Tras pasar el invierno en las Estepas de Asia Central -con temperaturas que alcanzaban los 50 grados bajo cero- los supervivientes fueron evacuados a Irán. Una vez allí, fueron atendidos por los británicos y se decidió que su destino sería El Líbano.

Los soldados iniciaron el camino y al cruzar las montañas que separan Irán de Iraq, concretamente en el paso entre Hamadan y Kangavar, encontraron un muchacho hambriento que les entregó un cachorro de oso pardo a cambio de comida y algunas baratijas. Wojtek, tal y como se le bautizó, fue adoptado y criado por lo que pasó a ser la 22ª Compañía de Artillería del II Cuerpo del ejército polaco. Y pronto se convirtió en un miembro más de la misma. En los desfiles el animal caminaba erguido sobre dos patas y en los trayectos en Jeep o camión iba sentado como cualquier pasajero.

Oso WojtekA comienzos de 1944, la tropa fue reclamadas en Italia, donde los aliados estaban tratando de romper el frente en la región que rodeaba la abadía de Monte Cassino. Pero en el puerto de Alejandría los británicos no permitieron que el animal viajara a bordo del buque que les trasladaría al lugar, de manera que los soldados polacos no tuvieron más remedio que alistar a su mascota en el ejército. Una vez en el escenario bélico, Wojtek ayudó a transportar las cajas más pesadas de alimentos y municiones a las posiciones más avanzadas en el frente de batalla. El asombro por parte de los polacos fue tal que incluso llegaron a cambiar el emblema de su unidad por el de un oso portando una bomba. Pues bien, se comenta que el oso desarrolló un gusto especial por la cerveza, la cual bebía junto con sus compañeros humanos, por el vodka (la otra bebida alcohólica más importante en Polonia) e incluso por los cigarrillos.

La historia que acabamos de relatar a modo de anécdota refleja bien el gusto de los polacos por la cerveza. Aunque lo cierto es que su origen se remonta a mucho antes. En las crónicas de Gall Anonim y de Wincenty Kadłubek del siglo XII aparecían ya las primeras referencias. En un principio, era elaborada por campesinos, pero con el paso de los años pasaría a ser objeto de fabricación y venta de la nobleza y la burguesía. En el año 1258, una ley fijó las condiciones de la venta de esta bebid,, Empiezan entonces verdaderas “guerras cerveceras”, entre las ciudades y los monasterios, los monasterios y el ámbito rural… La situación se calma un poco con la aprobación de la “ley de una milla”, que regulaba la venta de la cerveza y que permitía venderla hasta una milla de distancia de las murallas de la ciudad.

Ya en el siglo XIX surgió un nuevo modo de fabricación, basado en la baja fermentación. La necesidad del líquido de reposar una larga temporada produjo un notable incremento de los costes, lo que afectó a la rentabilidad. De esta manera, solo permanecerán en el mercado las fábricas de cerveza -conocidas como browary- más grandes, en su mayoría mantenidas con el capital alemán y checo. En nuestros días esas grandes fábricas se vinculan a importantes empresas, entre las que podemos citar Grupa Żywiec, Carlsberg Polska, Van Pur y Kompania Piwowarska, Brau Union Polska y Perla.

Cervezas polacas

En la actualidad, el sector cervecero polaco está en constante evolución. Con casi 36 millones de hectolitros anuales, es el tercer mayor productor de la Unión Europea. Además, el país ocupa, con 34,3 millones de hectolitros, el quinto puesto en cuanto a consumo dentro de la Unión Europea, por detrás de Alemania, Gran Bretaña, República Checa y España. Estas cifras, de 2009, superan ampliamente las de 2002 (26 millones de hectolitros consumidos), lo que da buena cuenta del auge de este mercado.

En cuanto a las marcas más conocidas de Polonia, cabe destacar Żywiec, Okocim, Tyskie, Bosman, Lech, Harnás o Brok. Todas ellas son de tipo lager, como es habitual en los países del este de Europa, y son perfectas para acompañar a un barszcz (sopa de remolacha), un bigos (col fermetada ácida con trozos de carne y salchichas) o un schabowy (chuleta de cerdo rebozada).

En esta lista tienes algunas de estas cervezas que te comentamos, pero no todas. ¡Échanos una mano y comenta para que podamos mejorarla!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s